Novedades

HASTA EL HOY, QUE ES ARQUITECTURA

Si todo lo construido que nos rodea es creído arquitectura, y en ningún ámbito, estamos a plena satisfacción, entonces, esas disposiciones así integradas como “arquitectura”, dejan que desear, y hemos de entender que exigen ser organizadas, desde otro cabal modo, ya que solo así, podrán describirse sus pasos integrantes como búsqueda cierta-conveniente, eficiente. Pues si no tenemos arquitectura eficiente con el epígono analógico modo como la conformamos, hemos de entender seguir buscándola, seguir haciéndonos la pregunta, respondió Mies Van der Rohe, ante el cuestionamiento. Gropius la expuso como “remiendos sin espíritu”… “evidencia vergonzosa” y una lectura evidente en cualquier ciudad universal achacables a autoridades y directores de escuelas, salvo las excepciones verificables objetivables. En Gropius, subyace el criterio de encontrarle el espíritu, o razón, de su alma racional, su ciencia mística, la virtud de obrar desde sus pasos integrantes-conformantes, su sustancia o principio generador, aun no lo hayamos encontrado así desde él, como optimo esforzado entendedor dilucidante ante la critica abierta que nos pidió hacerle para perder él, tiempo con nosotros a sus ochenta y un (81)años en 1964 en Cambridge, dándonos cinco (5) minutos para ganárnoslo, y al opinarle sobre sus errores en la universidad de Bagdad nos hizo relación con otros en la biblioteca próxima a la vez de invitarnos a entrar a su casa, pues nos espero en la acera reloj en mano y a unas tres horas mas adelante ya otros compromisos nos exigieron despedirnos diciendo el a todos, que bien nos entendemos los arquitectos. Hoy podemos razonar como falta de civilización el no buscar el método proceso de diseño urbano arquitectónico faltante que exige el universo, y que decimos tener, y nadie a querido oír, pero que si, pide surgir, decimos-insistimos. Y para lo que la comunicación actual nos facilita especifica posibilidad.

Alberti, pedía “razones ciertas” desde el arquitecto. Estas, al hoy y desde nosotros vinculan exigencias y lugar emplazante, incididos por fenómenos, pidiendo-generando, una solución única para la cada vez y lugar geográfico diferenciante, sin prejuzgamiento inicial alguno y así un caso científico, “una maquina” opinó Le Corbusier con acierto, dañándolo en la otra ocasión, cuando la definió “juego de volúmenes bajo la luz”, como si no lo fuera a lo oscuro, de serlo.

Otros, no demuestran querer entender la arquitectura epígona que les permiten hasta hoy en sus universidades, al modo tradicional arrastrado. Otros mencionan un Vitruvio artístico, no al que dice hace mas de veinte (20) siglos que la arquitectura es ciencia, y cuando al hoy la generalidad de arquitectos entienden el meollo de exigencias a ser emplazadas, pero no deciden romper la tradición del paradigma epígono, para el logro de la exigente solución idónea. Les falta aceptar que como arte no deviene cierta y conveniente, y no deciden verla-hacerla como la ciencia que exige ser. Algo que clama la ya población de siete mil millones (7,000,000,000) en ritmo creciente dentro de un universo en deterioro que exige mutación científica, ya posible. Vitruvio a su tiempo expuso la exigencia científica para el correcto desenvolvimiento del oficio, exigente de la correcta pauta y el inacabable ejercicio, pero hasta hoy aquí en nuestra Republica Dominicana no se logra.

Pues de la tipología modélica paradigmática analógica epígona, deviene la aporía y el resumen de miseria universal en que transforma la trama urbana citadina, la actividad ciudadana sobre ella, y surge el algo que nos obliga  a aprender a diseñar desde un método-proceso de diseño científico, para el giro de arte a ciencia que nos demanda el estado económico en el hoy siglo XXI. Vitruvio sentenció antes del inicio de la era cristiana que como arquitectura teníamos “una sombra de la cosa” y no “la cosa misma” y que solo estudiando el como conseguiríamos lo que nos propusiéramos. Esto fue entendido por el que asevero luego que lo que hacemos con lo que conocemos es arte y lo que hacemos para lo que hemos de estudiar es ciencia. Y que para la cada vez y sitio es un caso único e irrepetible, pero que el necesario conocimiento imprescindible deviene en ser el saberle marchar a la solución que deba ser hecha para la cada vez de exigencias y lugar geográfico emplazante e incidido por sus específicos fenómenos, y este instrumento único será un método proceso de diseño urbano arquitectónico científico, que planteamos y la generalidad soslaya cada día con menor aval de aferramiento y así hasta el hoy, mida cada quien como el incumbente cierto que deba aspirar a ser, el esfuerzo que le toque hacer en razón-función de la ocupación en que decidió inmiscuirse, para ejercicio de vida, funciones y beneficios que deba generar e su existencia, como obligado a dar, y prestar servicios o morir sin funciones validas, ignorándose asimismo en su aval de ocasiones.  Hoy es penoso el observar como viven los muchos que rehúsan funciones que deben aceptar, y marginan, creyendo dejarlas pasar, y así no es como pasan, pues así, se transforman en el permanente daño que influye sobre todos. La miseria universal como concepto aceptado de inactividad es originada en función del campo de incidencias en que necesitan actuar nuestros incúmbentes urbano arquitectónicos ingenieriles a los que hemos de alertar dándoles un proceso-método para marcharle sin la demora del hoy a toda nueva exigencia a ser resuelta para satisfacción de todos dentro de grado cabal, no errático cual es el caso generalizado, pues así deviene como razón común el no tener la precisa definición de que adoleció Mies Van der Rohe el mas esforzado de sus incúmbentes, mandando a seguir haciéndonos la pregunta, hasta aprender a hacerla definirla para todos, desde una planificación territorial para la producción, una planificación citadina para la satisfacción global del uso publico y una arquitectura como infraestructura de servicios a la ciudadanía en ejercicio de vida y producción garantizante conformante de existencia digna, y legado prospectivo activo competitivo como exige ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *